0
cambio de armario

Octubre: el mes del cambio de armario

Ah, el cambio de armario… Ese momento anhelado por muchos y temido por casi todos. Ese clic que nos vemos obligados a hacer 2 veces al año, cuando el tiempo cambia y con él nuestro de ánimo. Aprovecha este menospreciado proceso para empezar los cambios que llevas tiempo queriendo hacer. ¡No temas más al cambio de armario!

 

¿Hacer cambio de armario o no hacer cambio de armario? He aquí la cuestión

Mucha gente sueña con ese súper armario o ese vestidor gigante que le permita no hacer más cambios de armario en la vida. Creéme que lo entiendo: llevo sin hacer cambio de armario desde que era adolescente y es comodísimo, sobre todo en lugar como Alicante, donde te puede salir un día de playa en pleno diciembre.

Sin embargo, cambiar el armario al menos dos veces al año (hay quien lo cambia con cada estación) tiene múltiples ventajas:

  • Nos permite revisar la ropa de la temporada anterior con el recuerdo de esta aún muy fresco, por lo que nos acordamos de qué nos hemos puesto y qué no, y por qué.
  • Como la siguiente temporada está al caer, somos más conscientes de cuánto nos apetece ponernos cada una de las prendas que teníamos guardadas.
  • Si hemos cambiado de peso, nos damos cuenta rápido, por lo que podemos poner remedio antes de que se nos vaya de las manos.
  • Rememoramos fácilmente la temporada que acaba de pasar y hacemos balance para que la siguiente sea mejor.
  • No se nos quedará ropa en uso en los cajones durante meses, «macerando» (ñic)

Así que, si eres de los afortunados con súper vestidor y no necesitas hacer cambio de armario, te recomiendo que marques abril y octubre en tu calendario y, al menos, hagas una revisión profunda de cada una de tus prendas y laves las que no te vas a poner en los meses siguientes. Me lo agradecerás.

Una cuestión emocional

Muchas personas se niegan a enfrentarse al cambio de armario por miedo a encontrarse con prendas que les traen malos recuerdos o les hacen sentirse mal por cualquier motivo. Si este es tu caso, ¡líate la manta a la cabeza! Date cuenta de que precisamente te desharás de esas malas sensaciones cuando esas prendas ya no estén en tu vida. Y para eso, lo siento, hay que mirarlas por última vez, darles las gracias por sus servicios y por todo lo que nos han enseñado, y sacarlas de nuestras vidas. En estas circunstancias es cuando más útil puede resultar la ayuda de una organizadora profesional como servidora (sí, muchas veces hacemos de psicólogos tanto como de organizadores).

Pero aunque no tengas ninguna cuenta pendiente con tu armario, hacer un repaso de toda tu temporada a través de la ropa te ayudará a evaluar decisiones, situaciones, personas…

Una forma de meditación

¿Alguna vez has meditado? Si me dices que no, te pregunto: ¿alguna vez has hecho ejercicio o te has puesto a hacer algo mecánico, como arreglar un aparato, fregar u ordenar un cajón y, de repente, te has dado cuenta de cómo solucionar ese problema que te venía molestando? ¿Sí? Pues entonces sí has meditado.

La meditación se basa en dejar de prestar atención a nuestros pensamientos para que, sin la intervención de nuestra parte racional, se ordenen. Por eso, cuando centramos nuestra parte consciente en el ejercicio o en la tarea mecánica, el resto de nuestros pensamientos y preocupaciones se ordenan. ¡Ay, que se me ponen los pelillos de punta!

Así que el cambio de armario es una forma de meditación maravillosa que, además, nos obliga a poner en orden pensamientos que teníamos escondidos. Así que tómatelo como un ritual y no dejes que el móvil, tus hijos o la televisión te distraigan. Haz la prueba y ya me contarás.

Y después, organizar

Cuando ya hemos seleccionado aquellas prendas que nos hacen felices (como ya expliqué en «¿En qué consiste el método KonMari?»), es el momento de organizar lo que nos hemos quedado. Si ya tienes tu armario al estilo KonMari, solo tendrás que volver a poner todo en su sitio, pero si aún no has experimentado el gozo de abrir el armario cada mañana y sentirte feliz… yo te diría que me llamaras, porque durante el mes de octubre el servicio de organización de armarios tiene un precio especial. ¡No lo dejes pasar, que luego nos pilla el toro!

  • Post compartido

Gritona, optimista y dicharachera. Mi tema de conversación preferido son los viajes, mejor cuanto más lejos y más baratos. Adoro ir al cine, pero voy poco (snif). Me pierden los gatos. Siempre tengo un nuevo proyecto, viaje o cambio de decoración en la cabeza. ¿Me sigues el ritmo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *