No eres perfecta. No puedes con todo.

Ni tú ni nadie, así que respira.

¿Puede que te exijas demasiado? La mayoría de nosotras lo hacemos: el pelo perfecto, la ropa perfecta, los niños perfectos, el marido perfecto, el trabajo perfecto…

Es imposible, es agotador y, además, la perfección da mucho asco.

Pero entre esta perfección inalcanzable y el desastre más absoluto hay un punto medio.

¡Ay!, ¿dónde estará ese equilibrio?

El equilibrio parece inalcanzable... pero no lo es

La clave está en la organización

Organizarse no es más que parar y pensar. ¡Pero cuánto trabajo nos cuesta parar!

Seguro que alguna vez lo has intentado. Has reunido a tu familia y les has dicho: “Chicos, a partir del lunes vamos a organizarnos mejor”. 

Pero no ha funcionado.

¿Por qué será tan difícil?

Tu madre y tu abuela lo hacían genial, «¿por qué yo no puedo?».

Nadie te ha enseñado a organizarte

Borra esa culpabilidad de tu mente.

Siempre se ha entendido que la organización era algo innato, personal e intransferible.

Pero no es cierto.

Al igual que todas las demás capacidades (como cocinar, dibujar, escalar o escribir), a organizar también se aprende.

Hay quien es organizado por naturaleza, pero si tú no lo eres (como yo), no te preocupes, porque puedes aprender.

Te lo digo yo 😉

La organización lo puede todo

¿Cómo aprendo a organizarme mejor?

  Pues como todo en la vida: paso a paso.

Por eso he creado el método baransu.

Porque nuestra vida no son departamentos estancos:

  • nuestro trabajo influye en nuestra vida privada
  • nuestra alimentación influye en nuestro ánimo
  • nuestra casa influye en el tiempo que tenemos disponible
  • nuestras finanzas influyen en casi todo...

Por eso, si quieres organizarte bien y de una vez por todas, lo mejor es abordar el problema paso por paso, pero en su totalidad.

Es lo que yo llamo organización holística.

Ha llegado el momento de reorganizarse

Con el método baransu conseguirás:

  • reducir la cantidad de objetos que hay en tu casa sin renunciar a nada
  • simplificar las tareas de limpieza y mantenimiento
  • comer más sano y más variado, dedicándole menos esfuerzo
  • aprender a priorizar y delegar sin sentirte culpable
  • tomarte la vida con más tranquilidad
  • dedicar más tiempo a lo que más te gusta

Algunos afortunados ya lo han probado:

quote-left

¡Marta es una organizadora estupenda! Además de pasar un rato muy agradable, me enseñó trucos muy prácticos para tener todo en orden y bajo control...

No sólo me ayudó a despegarme de prendas y complementos que realmente no necesitaba, si no que me enseñó a valorar lo que sí volvía de nuevo a mi armario, que por supuesto luce, todavía a día de hoy, ordenado y visualmente muy agradable...

Una experiencia enriquecedora y duradera... 100% recomendable

quote-right

María José

Higienista dental

quote-left

Ha sido una experiencia que recomiendo a cualquiera.

Al principio era algo incrédulo, pero luego ha sido algo que ha cambiado la forma de organizar ropa y armarios.

Optimizo espacio, cuido más mis prendas. La sensación de abrir un cajón y ver TODA la ropa perfectamente ordenada, hace que no te olvides de ninguna prenda. 

Ahora falta hacer sesiones de organización del resto de la casa. ¡Lo estoy deseando!

¡¡Muchas gracias Marta!!

quote-right

Jorge 

Experto en Marketing

quote-left

Cuando Baransu entró en mi vida me cambió todo. Ella no solo me arregló los armarios, también me arregló mi vida.

Mis armarios eran un caos, no tenía sitio suficiente para toda la ropa y ahora me sobra espacio.

Me enseñó a colocar todo perfectamente. Ahora me he vuelto adicta a su orden: armarios, cajones de la cocina, canapé, los cajones del cuarto de baño...

Todo gracias a que un día le abrí la puerta de mi casa a mi querida Marta.

quote-right

Pamela 

Peluquera

Estoy segura de que tú, como yo y como todos, sueñas con una vida más sencilla, con menos estrés y dosis muy, muy altas de felicidad.
Pero, ¿por dónde se empieza?

Descarga mi ebook «Cómo organizarte de arriba abajo» 
y tendrás una guía paso por paso para que no vuelvas a pensar: 
«Es que no sé ni por dónde empezar».